MBARRHH

Gordon Gekko ha muerto

0
gordon gekko

Por Helena Villares,
Directora en European Business Factory (EBF Business School)

Las escuelas de negocio han sido herramientas especialmente útiles desde los años 50 del siglo XX hasta, probablemente la primera década del siglo XXI. El cambio en los paradigmas del modo de hacer negocios y, por ende, en la empleabilidad, hace que en muchos casos hayan dejado de ser tan determinantes a la hora de que sus alumnos encuentren su camino.  

El paradigma del éxito empresarial a finales del siglo XX ha sido encarnado por Gordon Gekko, el famoso financiero de la película Wall Street de Oliver Stone. El mundo ha cambiado mucho desde entonces. Un directivo responsable de captación de una empresa tecnológica, especializada en el sector financiero, contaba divertido cómo han cambiado los tiempos al relatar como un profesional exigió por contrato poder vestir en pantalones cortos para fichar por la compañía. 

Así las cosas, cuesta pensar en que los jóvenes profesionales de hoy se vean reflejados en algunos de los responsables de instituciones educativas en mangas de camisa con gemelos y tirantes frente a un vetusto edificio con hiedra en la pared.

La realidad contrasta con este modelo de empresas construidas entorno a  la figura del líder carismático está ahora en entredicho tal y como muestra Edward B. Roberts  en Entrepreneurs in high technology. El  profesor del MIT demuestra en su estudio que las compañías formadas por equipos fundadores tienen mayor posibilidad de éxito que las formadas por lobos solitarios.

El cambio ha de llegar a los centros formativos

Por esta razón, es importante que los alumnos de una escuela de negocios integren el trabajo en equipo en sus esquemas mentales y abandonen el “clásico”  trabajo de fin de master en el que cada uno hace “su” parte.

Bill Gates publicó hace unos años que  “En cinco años las mejores clases del mundo serán accesibles, internet….será mejor que cualquier Universidad”. Esta reflexión nos indica que el concepto de “enseñanza” como lo conocemos se extingue ¿Por qué escuchar a un clon de Gekko y, en la mayoría de los casos, enfrentarnos a perspectivas o metodologías obsoletas de los profesores, cuando podemos obtener múltiples perspectivas pasadas, actuales y futuras de muchas fuentes?

Otro factor que puede ser relevante es lo que Simon Kavanagh, Director internacional de la escuela de negocios KAOSPILOT denomina R.O.E. (Return Over Education).  El autor irlandés señala en su artículo “Artículo” que la caída de solicitudes en determinadas escuelas en Nueva York está relacionada con el pequeño retorno que reciben los alumnos frente a inversiones de hasta 100 000 USD por un master de dos años.

Tenemos la responsabilidad de liderar ese cambio como docentes que somos

Por otro lado, el auge de las startups hace que un nuevo tipo de emprendedores necesiten formarse en herramientas que sean útiles para el mundo real al que se enfrentan. Utilizar metodologías de 1908, como el método del caso, no sirven por sí solas cuando las aplicamos a la realidad del mundo de hoy. Se requiere una formación “líquida”, que se adapte a las necesidades de cada alumno.

Estamos ante una gran oportunidad, la de crear la educación del futuro. Aquella en la que los alumnos y alumnas tengan acceso a un conocimiento aplicable a su realidad. Nuestra experiencia en educación nos ha enseñado a lo largo de estos años que es difícil sentar cátedra cuando enseñas a alguien a gestionar una empresa de animación sociocultural, a llevar un bufete especializado en nuevas tecnologías, o a implementar un modelo de innovación en una multinacional “clásica”.

La solución consiste en crear una factoría de la que surgirán los líderes que serán capaces de llevar a sus equipos a través de situaciones complejas. La respuesta no puede ser otra que utilizar metodologías en las que los profesores son facilitadores y aprendices al mismo tiempo, por colaborar con organizaciones empresariales de todos los sectores, con universidades y escuelas de otros países para desarrollar los programas de las organizaciones que el mundo necesita.

LEGO SERIOUS PLAY, la armada de construcción masiva

Previous article

La revolución estudiantil ha comenzado, simplemente, es un boicot del mundo académico (II)

Next article

You may also like

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *